PASASTE DE LARGO   Leave a comment

pensamento.jpg
Pasaste de largo un día de bruma,
una tarde de trazos,
de horizontes de ilusiones,
con resaca de penas
clavadas a la espalda,
con claveles verdes
esperanzas asidas a mi manos,
con los brazos extendidos,
con el corazón iluso,
con el andar adormecido
de quien vive lo mismo.
 
Y vive en silencio
la trivialidad de cada día,
con las horas a cuestas de la rutina,
con escamas de los sueños
sobre una piel de memorias,
de congojas pariendo noches enteras,
imágenes lúgubres de tiempos,
con la guadaña de esos besos
que ya no se sienten,
que ya no se nombran.
 
Como no se nombran
los trazos de su rostro
y la expresión de su sonrisa,
tan solo la línea escurrida,
sin forma, sin directriz,
punto final,
manchón en un día de bruma,
un ocaso,
firmamento que se pierde,
la esencia se diluye,
se forma la nada…
se acaba… se mata.
 
 
E. Rivadeneyra

Publicado 3 marzo, 2007 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: