NATURAL SEMILLA   Leave a comment

Es la quietud infinita,
paz que se respira,
vergel sobre las olas en pupilas,
caricia de cariños comprimidos,
atados con listones de susurros amarillos,
aguas nuevas, fuente de mareas,
adagio cristalino, trino de sonrisas.
 
Sencillo en el andar,
vocablos misteriosos en lo
profuso de sus ojos,
ternura en su mirar, melancolía serena,
brisa matutina que se esparce
en el gesto premonitorio,
de su estirpe de entereza.
 
Rompen sus sueños en las rocas,
rompen las causas, rompen los cielos,
se mojan las ansias, se vuelcan los versos,
se agitan internos todos los recuerdos,
expandes el pecho en remordimientos,
te abrazas al alba, con cantos,
con sones de alabanzas.
 
El dolor es esperanza,
canto de lágrima que escapa,
brotas maravilla llena de sonrisas,
te acoplas, mujer,
te acoplas, sencilla,
serena te vistes, natural semilla,
amor y simiente cuando caminas.
 
Es la quietud infinita,
paz que se respira,
corazón que palpita,
natural semilla.
 
 
E. Rivadeneyra

Publicado 6 julio, 2007 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: