SONATA   Leave a comment

 
Escucho una sonata
suave melodía distante,
presencia infinita,
ecos y vacíos,
cuerpos inmóviles durmiendo…
¿fantasmas?,
mudos gestos.
 
Una mujer observa la luna,
lágrimas en la ventana,
y la vida sonríe irónica al amanecer.
 
Escucho una sonata,
el portal se cierra y se pierde su voz,
corazón, vé a dormir,
deja de latir,
es tarde ya.
 
Sonata, no suenes más.
 
 
E. Rivadeneyra

Publicado 20 agosto, 2007 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poemas viejitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: