UNA QUIMERA   Leave a comment

 

Hoy mis pasos recorren viejas playas,
estampas dibujadas de sueños,
forjadas con ilusiones,
pinceladas de impresiones
remembrando el ayer,
en éste presente que no concibo aún,
como en antaño me veía junto a ti,
de la mano,
enamorado.
 
Hoy mis ojos se pierden en la distancia,
entre los tonos rojizos de tus labios,
como pétalos cerrados,
mudos de tus besos,
silentes de mis sueños,
que palpitan como almejas
bajo éstas arenas
a veces fríos,
a veces callados.
 
Y son sus vientos mareas perfectas,
en su mar de cielo,
como esas tormentas que aún dibujas,
encerrada en la caracola púrpura,
donde rítmicas canciones abrazas,
sin comprender que no soy yo,
si no el pasado que no ha de volver.
 
Más te dejas llevar en soledad,
y contigo me arrastras como resaca,
en esta playa que ya no entiendo,
y que poco a poco la hago mas mía,
por no dejar que la indiferencia,
la disuelva entre sus aguas,
y entre las lágrimas,
por que ya no puedo,
tenerla más.
 
 
 
E. Rivadeneyra

Publicado 8 septiembre, 2007 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poemas viejitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: