AMANECE   Leave a comment

 
Amanece nuevamente y tu rostro de mañana es perfecto, éste respirar pausando y profuso de ternura, suaves labios entre abiertos, reposados… ¡tan amados!. Y contemplo tu presencia relajada e inconciente, como el sopor de los sueños de una ninfa, con el cabello cubriendo tu semblante, natural vestigio del descanzo, de un principio… de un te quiero, luz nocturna de una noche de líbidos recuerdos; un cariño extendido con el roce de los labios, el encanto de tus ojos en la expresión de la mirada y en el día a día el amor cuando me miras.
 
 
E. Rivadeneyra

Publicado 7 octubre, 2007 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: