ACASO   Leave a comment

 
 
Me pregunto si será posible el reencuentro contigo, ¿cómo he de mirarte si te encuentro?, ¿cómo reconocerte?, si mis ojos se vistieron del bordado con hilos oxidados que no me dejan ver.
 
Si nacieras una mañana de éstas y de pronto aparecieras frente a mí, ¿cómo encontrarme contigo, o encederme con el roce de tu piel?. No amor, reconozco que prefiero esperar que me sorprendas, que te tomes el tiempo aún no prometido, que me sanes entre tientos de querer, y entonces alborotes mis ansias esparcidas, y se pierdan en el tiempo mis penas mal olientes y podridas.
 
Acaso amor, ¿podrías madrugar un día de estos? y contarme de los sueños y de espacios a tu lado, construidos poco a poco, beso a beso. Ya no tiento mi destino, ya no canto ni suspiro por ti, solo escucho tus pasos ir y venir, como estruendo o remanso de tus ríos; unos lloran, otros ríen y algunos más se sumergen en tu calido abrazo; si, lo recuerdo… más, siempre un suspiro me recuerda que no haz de volver.
 
 
E. Rivadeneyra

Publicado 8 septiembre, 2008 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: