CREI CIERTA VEZ   1 comment

 
Creí cierta vez, en la tibieza de tu piel,
en el feudo matutino de tus labios
sobre mi piel extendida,
en esa luz traslúcida enamorada de la vida,
en la silueta de tu torso relajado ante la luna,
en la mañana disuelta por la cama, con el vestigio
de tus besos repartidos y
el aroma de mi cuerpo aún amante,
aún dormido en la redondez de tu abrazo.

Creí cierta vez, que tus ojos se mecían
al contacto de mis labios,
que tu aroma ya no era tan tuyo como mío,
que la escala de mis gemidos, se medían con
la bruma ruborizada de tu piel enardecida,
y que la casta de éste amor,
era el simiente de una estirpe siempre tuya,

que el hilo que nos atara, fuera como ésa luz
que se cuela por las sábanas de tul
y esas tardes extendidas del aroma de tu rosa,
al contacto con mi boca.

Creí cierta vez, ciertamente lo creí.

 

E. Rivadeneyra

Publicado 27 marzo, 2009 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Una respuesta a “CREI CIERTA VEZ

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Hola, como estas ? Sabes, me dejas sin palabras… Cada vez que visito tu espacio me soprendes más, es agradable encontrarse con algo escrito por un hombre sensible, es agradable leer lo que escribes y compartes con nosotros, me transportas por un momento a un mundo donde aun existe el sentimiento…. Espero que estes muy bien.. Saludos !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: