HE GUARDADO   Leave a comment

He guardado el sonido de sus risas,
sus voces crepusculares de bruma nueva,
he separado cada uno de sus gestos
como se separan una nube de la otra,
con el vértice surgiendo por cada
nudo que se agrieta en la garganta;
tomaré cada instante hecho memoria,
para guardarlos en el horizonte de los
silencios que me oprimen,
caminaré ya, sin saberme su fuente,
ni la fuerza impulsora de sus mentes,
y me iré en paralelo tras sus pasos,
con el sigilo de no despertar raras
sospechas, ni reproches, ni dolores,
dosis de generosos ventarrones no
más ajenos a ellos como míos;
aprenderé a observarlos de reojo,
a mirar sus alegrías y sus tristezas,
y labraré en mi costado sus dichas
como sus amores secretos encendidos,
para algún día mirarlos frente a frente y
sin la extraña sensación de sentirme condenado.
 
 
E. Rivadeneyra

Publicado 25 mayo, 2009 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: