ME GUSTAS   Leave a comment

 
Me gusta verte dormida en sortilegio,
como enredadera violeta nocturna,
me gustas plena en la humedad del rocío,
ajena a la danza de mis besos,
y al bullicio de nuestros cuerpos llenos;
llenos de espacios, los nuestros,
llenos de abrazos y húmedas caricias,
de todo torbellino y suaves marejadas.

Me gustas cuando la sabia te estremece,
cuando las ansias se deslizan por tu vientre,
y se vuelve asfixiante tu boca susurrante;
me gustas cuando me nutres de poesía,
cuando exhalas amapolas cariñosas y
llueves en mi exuberante, amantísima y vibrante;
cuando el canto inevitable del deseo
te llena envuelta de mis ansias sofocantes,
y encuentro en tu rostro el instante
sórdido de los delirios,
visión dulce de amor,
visión amurallada, íntima y desnuda.

Me gustas de cerca y de lejos,
en la alborada y en el ocaso,
me gustas en silencio y en el gemido,
murmurando quejidos sin sentido,
sonrisas sobre un beso suspendido,
o cuando callas ingenua,
y tu mirada se acurruca con la mia.

 
E. Rivadeneyra

Publicado 14 septiembre, 2009 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: