MAÑANA DE BRUMA   Leave a comment

 
Siento esta brisa que me lleva a ti,
susurro de guitarras en la admosfera
,
de ésta mañana brumosa que me abraza,
como lo haces tu.

Bebo el café como el elixir de sonrisas
que nacen del recuerdo de
nuestro último encuentro,
ramillete de abrazos rigurosos
en la taciturna elocuencia de
un beso aletargado.

En tu boca,
siento la chispa de vida

que se escapa involuntaria,
con el canto compartido a coro
de sensaciones, vistiendo delicada,
la desnudez de tu semblante enamorada.

Te deshojas dentro de mí,
como flor mecida por un viento suave que me arropa,
penetras en mi mente diluyendo eternidades,
para nacer imprudente a tus deseos,
para morir al placer de tus caprichos amorosos,
o bien, para crecer mutuos
retando a éste mundo imaginario,
loco e irreverente.

 
E. Rivadeneyra

Publicado 17 noviembre, 2009 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: