LLEGARÁ EL DÍA   Leave a comment

Llegará el día en que me faltes,
o el ocaso en que te falte,
llegará irremediable un momento de silencio,
un te quiero en el vacío de un eco merodeando
los momentos que no volverán.

Llegaremos a faltarnos en
un instante de improviso;
no volveremos a tocarnos,
ni miraremos esa expresión que nos ataba
en la reconciliación a cualquier desavenencia,
latido acelerado extendído
al calor de un abrazo callado.

Llegará una mañana sin uno de los dos,
una tarde taciturna se adueñará del alma,
o la noche nos envolverá con

su manto de los mejores instantes juntos;
de risas involuntarias de dulce carcajada,
el beso imperceptible durante el sueño,
o latidos de corazones en el bullicio
agónico y silencioso.

No te propongo azucenas,
ni me propongas esperanzas,
amemos ése día con el discreto señorío
de una aurora enamorada, 
deslizándose en paz al rededor.

 
E. Rivadeneyra

Publicado 1 diciembre, 2009 por Eugenio Rivadeneyra Pasquel en Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: